16 de junio de 2011

La mariquita Juanita


Con este cuento queremos fomentar los valores de la paciencia y el esfuerzo, así como hacer incapié en que todos somos distintos y que todos tenemos alguna cualidad especial que nos puede hacer destacar sobre los demás.
Solo hay un hilo narrativo, por lo que la participación activa del oyente hay que fomentarla a través de las preguntas entre pausas.
La rima consonante entre ‘mariquita’ y ‘Juanita’ llamará la atención del niño, y la empatía natural de los niños respecto la tristeza de la protagonista también los hará reaccionar con interés para saber el desenlace de la historia.

El cuento
Había una vez una mariquita que se llamaba Juanita. A la pobre Juanita le faltaba una patita. Todas sus amigas mariquitas tenían seis patitas, pero ella solo tenía cinco. Nació con solo cinco patitas.

Cada mañana, cuando salía el Sol, todas las mariquitas iban a correr por las hojas. Pero Juanita no las podía seguir ya que con solo cinco patitas no podía correr tan rápido como las demás.

A mediodía, las mariquitas jugaban a subir y bajar por las ramitas de las plantas, y Juanita se quedaba en casa sentada, ya que con solo cinco patitas no podía subir a las ramitas.

Por la tarde las mariquitas salían a bailar por los prados, pero Juanita se quedaba mirando, ya que con solo cinco patitas no podía bailar.

Antes de ir a dormir, todas las mariquitas jugaban a saltar entre las flores, y la pobre Juanita se quedaba sola, mirando como sus amigas se lo pasaban la mar de bien.

Juanita estaba triste. No podía jugar con las otras mariquitas y estaba enfadada porque le faltaba una patita. Su madre le decía que la quería más que a nadie y que era la mariquita más bonita del mundo, pero no conseguía consolar a la pequeña Juanita ya que ella quería ser como las otras mariquitas y poder correr, saltar y bailar igual que sus amigas.

Un buen día, cuando Juanita estaba desayunando, notó unas cosquillas en la espalda y le pidió a su madre que mirase a ver qué era aquello que le hacía cosquillas. Su madre se echó a reir, le dió un beso muy grande y le dijo:
-Estas cosquillas significan que te han salido alas en la espalda. Todas las mariquitas, cuando son mayores, tienen alas.
-¿Y para qué sirven las alas? -dijo Juanita.
-¡Las alas sirven para volar! -dijo su madre.

Después de desayunar, Juanita fue donde estaban jugando sus amigas y les explicó aquello de las cosquillas y las alas, y que servían para volar. Las otras mariquitas se rieron de ella diciendo que las mariquitas no podían volar.
Entonces, Juanita hizo un esfuerzo y desplegó unas alitas pequeñitas y transparentes, y empezó a moverlas arriba y abajo. Primero muy despacio, y después más deprisa, y finalmente muy y muy rápido. Hasta que, de repente, comenzó a elevarse del suelo y a volar. Al principio se cansaba mucho y solo volaba un poquito, pero poco a poco se fue acostumbrando e iba volando más tiempo sin cansarse, y cada vez más alto y más rápido.

A los pocos días ya era capaz de hacer volteretas en el aire, de ir de un árbol a otro, de volar sobre sus amigas y de subir hacia arriba y bajar hacia abajo, y hacia un lado, y hacia el otro, ...

Pasados unos días, a todas las amigas de Juanita también les salieron alas y, como Juanita ya llevaba varios días volando muy bien, se convirtió en la profesora de vuelo de todas las mariquitas.

Y, cuando todas las mariquitas ya sabían volar,  se dieron cuenta que Juanita era la que tenía las alas más grandes y más bonitas, y que podía volar más alto y más rápido que las otras, y que podía hacer más y mejores piruetas.

Para finalizar el relato
Hay que hablar de la paciencia y de la esperanza. Juanita, aunque le faltaba una patita y no podía jugar con sus amigas, nunca perdió la esperanza de, algún día, poder jugar con ellas sin ningún tipo de impedimento.

También hay que hablar sobre la importancia de ser perseverante y esforzarse en las tareas. Si Juanita no se hubiera esforzado en practicar mucho con las alas no habría conseguido ser la mejor voladora de todas las mariquitas.

Safe Creative #1106169480314

No hay comentarios:

Los cuentos más leídos